La Madonnina del Duomo
  •       >

La Madonnina del Duomo

Información general

La estatua de la Madonnina es el eje en torno al cual gira Milán, símbolo de historia y tradición, que desde lo alto de la aguja mayor de "su" Duomo domina con todo su esplendor.
Con esbeltez y armonía, la escultura en lámina de cobre dorado triunfa y se manifiesta desde sus 4,16 metros de altura.
La mirada apunta hacia arriba y el movimiento dado a la escultura denota su carácter en espiral, como si fuera proyectada hacia el cielo y en actitud de implorar la bendición de Dios hacia la ciudad. La obra fue realizada por el escultor Giuseppe Perego, el tallador Giuseppe Antignani y el orfebre Bini.
La estatua, envuelta en un paño que la protegía y la ocultaba al público, fue colocada sobre la aguja mayor en octubre de 1774, sin ninguna celebración religiosa especial. La única alusión oficial fue un anuncio del 30 de diciembre del mismo año, hecho por quien presidía el Consejo de la Fábrica del Duomo: "La estatua de la Madonna colocada en la cima de la gran aguja merece un aplauso universal". El evento pasó desapercibido, no hubo ningún rito ni tan siquiera una mención en los documentos oficiales de la Fábrica del Duomo, quizás por temor de la reacción de los iluminados que caracterizaba el periodo histórico.
Sin embargo, la colocación de la estatua en la cúspide de la aguja mayor escondía un gran significado, ya que daba término al ciclo de celebraciones en el Duomo dedicadas a la Virgen de la Asunción. Al igual que otras partes de la catedral, con el paso de los años la estatua también fue sometida a varias obras de conservación. En los años 60 el esqueleto metálico interno de la estatua se presentaba degradado a causa de la oxidación que había comprometido la solidez, y fue sustituido el 28 de julio de 1967 con un nuevo núcleo de acero inoxidable. Actualmente el esqueleto original se conserva en el Museo del Duomo.
Giovanni D’Anzi escribió la célebre canción "Madonnina" dedicada precisamente a la estatua de la Virgen situada sobre el Duomo. Su origen es curioso: fue compuesta en una noche, en su casa de Milán, para contraponerla a las numerosas canciones napolitanas y romanas que en los años Treinta triunfaban en la ciudad. Se convirtió enseguida en un éxito y generaciones de milaneses se han identificado con las palabras y las notas de esta composición.
Una curiosidad: cuando la Madonnina fue izada sobre la gran Aguja, el escritor y político Pietro Verri manifestó el temor de que la estatua, debido al exceso de peso, derrumbara la iglesia y que el metal con el cual estaba construida atrajese los rayos

Mediagallery

    • loading
      • loading