Cenáculo Vinciano
  •       >

Cenáculo Vinciano

Información general

INFORMACIÓN GENERALS

El Refectorio de Santa Maria delle Grazie alberga una de las obras maestras absolutas del arte en Italia: el Cenáculo de Leonardo Da Vinci. La ubicación de esta obra precisamente en el lugar donde los frailes se reunían para comer, no es una casualidad. No es una banalidad, en efecto, recordar que el refectorio se encuentra a pocos pasos de la iglesia donde los religiosos escuchaban las Escrituras y realizaban la Eucaristía.

De este modo, la presencia de esta obra, en medio al gesto cotidiano del almuerzo y de la cena, era un continua referencia para los frailes, como queriendo demostrar que la vida de la comunidad religiosa es un extensión de la vida de Cristo y de los apóstoles.

En este lugar, la temática puramente religiosa se une a la histórica y artística. La Última Cena fué encargada a Leonardo por Ludovico Sforza, entonces duque de Milán, en el contexto de un proyecto de ornamentación del convento y de la iglesia de Santa Maria delle Grazie. Ludovico Sforza estaba muy interesado en este proyecto porque aquí el príncipe pretendia situar su sepultura.

Por lo tanto, el edificio, la iglesia y el refectorio, tenían que ser una obra de arte sacro, satisfacer las ambiciones del duque y dar fama a su ciudad con obras de arquitectura y de arte en el estilo del período.

Leonardo con la Última Cena creó en el norte de Italia un admirable ejemplo de nueva perspectiva, inaugurada en el arte florentino, ampliando la pared del fondo del refectorio con la ilusión de una habitación espaciosa desde el techo de casetones.

 

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES

Los frailes abrieron una puerta para llegar antes del refectorio a la cocina, destruyendo parte del fresco, precisamente donde están los pies de Cristo.

En origen, según un dibujo de Leonardo, la representación de los apóstoles en la Última Cena tenía que ser diferente, es decir, con los apóstoles situados a lo largo de la mesa como muchas unidades separadas. El artista se dió cuenta de que el cuadro, pensado de esta manera, daba una idea fragmentada de la realidad y por lo tanto abstracta. Leonardo Da Vinci prefirió unir los doce alrededor de la figura de Cristo, en cuatro grandes grupos, diferentes, pero unidos por un ímpetu de reacción frente a las palabras y al gesto del Salvador. Cada grupo, en efecto, discute sobre el significado de las palabras de Jesús, mientras que la escena se desarrolla toda alrededor de Su figura.

 

NO SE LO PIERDA

Frente a la Última Cena, bien visible, hay otra pintura, para admirar. Se trata de la monumental crucifixión de Giovanni Donato Montorfano, un artista milanés que pintó este fresco en el mismo período en el que Leonardo trabajaba en su obra maestra. De esta manera los frailes, mientras comían, mediante la presencia de estas dos obras, estaban literalmente abrazados por la misericordia de Dios que había enviado a su Hijo a la tierra para salvar la humanidad.

 

INFORMACIÓN ÚTIL

Es obligatoria la reserva para todos las entradas.

La entrada en el Cenáculo Vinciano está permitada solo el día y en el horario previsto en la reserva.

Si por causas de fuerza mayor no fuera posible, le será permitido el acceso en los días siguientes según la disponibilidad, incluso superada la validez del billete.

Podrá retirar los billetes en la taquilla situada en la entrada del museo, obligatoriamente 20 minutos antes de la visita, con la sanción de la pérdida del puesto de acceso, con el propio código de reserva.

Mediagallery

    • loading
      • Información boletos

        ENTRADA GENERAL: 10.00€ + 2.00€ por derecho de reserva
        ENTRADA REDUCIDA: 5.00€ + 2.00€ por derecho de reserva

      • Venta de entradas en línea

      • loading